Saltar al contenido

8 claves imprescindibles para aprender a no perder el tiempo

7 septiembre, 2017
Claves para no perder el tiempo

aprender a no perder el tiempo

A medida que pasan los años acumulamos multitud de hábitos y costumbres, muchas veces inapreciables que nos entorpecen el día a día y en consecuencia nos hacen progresivamente menos eficientes.

Es fundamental aprender a no perder el tiempo, no se trata solamente te distraerse, sino de malos hábitos que acaban dominando nuestro día a día. A continuación encontrarás claves de cómo no perder el tiempo y aprenderás a modificar algunas costumbres que están dificultando tu funcionamiento. Aprenderás a entrenar la mente, tener más control sobre el trascurso de los días, evitar distracciones y en consecuencia a ser mucho más eficaz.

No abuses del multitasking o multitarea

Tenemos la mala costumbre de creer que somos más productivos porque hacemos varias cosas a la vez, estamos orgullosos de preparar la comida mientras hablamos por teléfono, revisamos la nevera y escribimos la lista de la compra. Opta por comprar un robot de cocina barato, porque nada más lejos de la realidad. Probablemente se te pase la comida, no recuerdes con detalle la conversación y se te olviden cosas para la compra.

Cuando trabajamos de esta manera tenemos que invertir el doble de tiempo en repetir tareas por haberlas hecho mal o dedicar el doble de tiempo a revisarlo, por tanto dedica el tiempo necesario a las cosas para que se terminen correctamente y no pierdas tiempo en revisar varias veces.

Establecer prioridades

Establece prioridades

Uno de los pilares básicos para aprender a ganar tiempo consiste en establecer prioridades. Ordena las tareas por orden de preferencia, cuando tienes hechas las más importantes parece que sobra tiempo para todo lo demás. Existen juegos para entrenar la mente, pero el cerebro tiene que concentrarse en lo que es realmente importante, facilítale la tarea de ordenar las prioridades y apuntarlas en una lista sin perder demasiado tiempo, planifica a corto plazo y sin excesivo número de ocupaciones.

Abuso excesivo del Smartphone

Gran parte de las notificaciones push que te ofrece tu teléfono son innecesarias, solamente aportan distracción. Prueba a desactivar la mayoría y evitarás perder tiempo revisando el móvil constantemente, deja activas únicamente las verdaderamente relevantes.

Evita pensamientos negativos

El odio, la rabia y la ira son emociones fuertes y destructivas, aprender a no desperdiciar el tiempo implica aprender a controlar emociones. Céntrate en lo que te gusta y elimina las emociones negativas, esto te permitirá avanzar y ser más efectivo con tus tareas. Todos tenemos cosas de las que podemos no estar orgullosos, pero debemos aceptarlas, desear que el pasado fuera diferente solo consigue limitar nuestro futuro.

Crea un espacio óptimo

Tu zona de trabajo debe ser cómoda y tener a mano todo lo que necesitas. Si se trata de un escritorio es conveniente que cuente con luz solar y algún elemento que reduzca el estrés.

Evita las comparaciones

Utiliza a tus referentes únicamente como objetivo, no lo lleves al extremo, la clave para entrenar tu cabeza está en ti mismo, emplea toda tu energía en mejorar y llegar a ser tu mejor versión, no malgastes tiempo en compararte con nadie. Siempre habrá alguien mejor que nosotros, llénate de inspiración y que sirva de empuje para hacerlo mejor.

Busca motivación

Si te cuesta comenzar, te cuesta organizar y pierdes demasiado el tiempo, entrena tu pensamiento a plantearse por qué vale la pena hacerlo. Resulta más sencillo hacer tareas que nos agradan, que nos llenan, empieza por convencerte.

Escúchate

Por último, habla contigo mismo, escúchate. El miedo al fracaso o el exceso de perfeccionismo son fuentes principales de la pérdida de tiempo. Dile a tu cerebro “no me hagas perder el tiempo” no dediques demasiado tiempo a divagar y controla tu ansiedad.

Ahora que ya tienes los consejos necesarios para comenzar a ordenar tus ideas y aprender a valorar tu tiempo, ponlos en marcha. La reeducación de los hábitos puede suponer un tiempo, pero debes ir modificando tus conductas poco a poco, merece la pena.