Saltar al contenido

Principios de productividad para mejorar las ganancias cualquier negocio

25 septiembre, 2017
Fundar principios de productividad para mejorar las ganancias cualquier negocio

Una empresa que no tiene principios de productividad es una empresa que tarde o temprano está destinada al fracaso. No es un secreto, la productividad colectiva e individual de una empresa se ve reflejada en los resultados de cualquier negocio.

Puede existir una empresa tan productiva, que los clientes no paren de comprar productos y/o servicios debido a la experiencia tan positiva que han tenido.

También existen negocios tan productivos que necesitan comprar más maquinaria para satisfacer las necesidades de producción debido al crecimiento sostenido.

Puede haber negocios haciendo millones cada semana porque conocen los fundamentos de calidad y productividad.

Seguro que te has dado cuenta que es casi imposible ver a un negocio productivo que vaya a la quiebra. ¿Aún sigues preguntándote cual es el secreto de un negocio exitoso? Entonces es porque quizás tu negocio carece de principios de productividad.

¿Qué es la productividad y para que necesito ser tan productivo si puedo hacerlo después?

Esta es una de las preguntas más frecuentes por empresarios de todo el mundo y es uno de los motivos más comunes por los cuales las personas fracasan.

No todos son amantes de dejar las cosas para después, pero si hay una gran mayoría de la población que si tiene este síndrome venenoso, toxico y que nos impide ser exitosos.

Antes que saber que es la productividad, debes saber que el enemigo número uno es la procrastinacion.

La procrastinacion es el arte de no hacer nada, de dejar las cosas hasta el último instante, hasta el punto en el cual no terminas haciendo nada.

La productividad busca eliminar ese síndrome que acaba con todas posibilidades de éxito posible porque es un hecho que si no haces nada no vas a conseguir nada.

Este término tiene muchas definiciones, pero básicamente podríamos decir que la productividad es el arte de gastar o consumir los menos recursos posibles para entregar calidad excepcional. Es decir, aprender a concentrarse (o gastar menos) para hacer las tareas lo más rápido (o barato) posible, sin descuidar la calidad y proactivo para siguientes actividades.

Encuentra el equilibrio calidad total y productividad

La meta es tener siempre en claro la excelencia y los resultados positivos. Tratar de hacer todo de la forma más eficiente para entregar un producto o servicio impecable del cual el cliente se sienta orgulloso y gastando el mínimo de recursos.

Un error que muchos cometen es sacrificar producción por encima de calidad. Si haces más unidades o das más servicios en un día pero sacrificas calidad, fecha de entrega o satisfacción del cliente, entonces vas por mal camino.

principios de productividad

Recuerda siempre que es mejor que te conozcan por tu excelente trabajo que por lo rápido que puedes hacerlos.

Al final, siempre podrás ponerle el precio que quieras a tus productos y/o servicios y si la calidad es total, no hay dudas que te sobrarán clientes.

Un ejemplo es una marca china de calzado deportivo, obviamente no tendrá la misma calidad y confort que los zapatos originales que cuestan un poco más.

La marca china vende más, pero la satisfacción de los clientes es pésima y el producto no sirve para nada. Por el otro lado, la marca productiva que ofrece calidad vende menos, pero a un costo más elevado y los clientes están en constantes crecimiento.

El ganador es claro…

La planificación es el secreto de la productividad

La productividad es sin duda alguna el aspecto más importante de cualquier negocio, pero siempre recuerda la relación entre calidad y productividad para que puedas sacarle el jugo a esta herramienta empresarial.

Sin embargo, si quieres empezar con buen pie y empezar a ser una persona o negocio más productivo, entonces deberías empezar con el arte de la planificación.

La planificación es el arte de la planeación, evaluar todos los elementos presentes en cualquier meta que se siga y ejecutar una serie de pasos que se adecuen mejor a las circunstancias para alcanzar el éxito.

La planificación nunca es perfecta y siempre está en constante mejoramiento.

Planear significa considerar una serie de pasos para hacer cualquier cosa y esto surge en la etapa pre actividad, es decir, justo antes de empezar el día, semana o mes laboral.

Se puede planificar las actividades y el desarrollo operacional de un negocio a diario, semanalmente y hasta una vez al año. Mientras más extenso y repetitivo sea tu proceso de planeación, más eficiente será y mejorará día a día hasta conseguir un desempeño ideal en la productividad de tu negocio.

No lo olvides, si quieres que tu negocio tenga calidad, productividad y competitividad, entonces no dejes de poner en práctica tus habilidades de planeación.